Poema IV


¡Decídete!

Últimamente he estado triste,
Para poder describir lo que siento
Podría citar las palabras:
“Podría escribir los versos
Más tristes esta noche"
Y es cierto, hoy me siento triste,
Tan triste por una situación
Que desearía solucionar…

Cuando me miras a los ojos
Puedo ver que intentas ocultar
Aquello que sientes hacia mí
Y veo que volteas hacia otro lado
Para que no me de cuenta
De lo que estas ocultando…

Y lo ocultas, por miedo, por miedo al rechazo
Por miedo a sufrir, pero, acaso,
¿No sufres mas así? ¿Ocultando lo que sientes?
¿Viéndome pasar y no poderme decir lo que piensas?
Bueno, te entiendo, yo me siento igual…

Cuanto desearía tener el valor
Para decirte cuanto te amo,
Pero, ¡entiéndeme! Si ni a mis amigos,
Ni a mis padres y ni a mis hermanos
Les puedo decir cuanto los aprecio,
Menos a ti, que temo que dañes mi corazón
Y no quede nada de el…

¡Oh celos!, aquellos celos que te he causado
Por solo ser yo misma y por juntarme
Con quienes quiero estar,
Esto parece cada vez más una guerra,
Te pongo celoso y me miras
Con unos ojos que demuestran tal sentimiento
Y a veces me preocupo por el que va a mi lado
Temiendo a que pierdas el control
Y descargues tu furia con el;
Luego parece que intentas ponerme celosa
Al acercarte a tus supuestas “amigas”,
Pero sé tus intenciones y lo único que hago
Es pasar con indiferencia hacia tu lado…

Tan cansada por esta situación
Y en un intento fallido de arreglarla,
Te llame para que habláramos por un rato
Pero tú rechazas mí propuesta con simples excusas,
Sin embargo, tus intenciones son tan obvias
¡Por dios! ¿Crees que no me doy cuenta?
Rechazaste mi propuesta, porque, al igual que yo,
Tienes miedo de enfrentar la situación,
Y de aceptar aquel sentimiento que podría destruir
O hacer de tu vida algo mejor
Y tu mecanismo de defensa
Es evadir aquella charla que podría cambiar todo…

Mis amigas dicen “es un ingrato, ya olvídalo”
O “no merece tus lágrimas”,
Pero, ¿cuales lagrimas has de merecer?,
Si no he llorado, porque te has llevado mi corazón,
Y a pesar de todo lo que me han dicho mis amigas,
No creo poder olvidarte tan fácilmente,
¡¿Cómo olvidar a quien me da las ganas de vivir?!
Es lo que mis amigas no entienden,
A pesar de todo lo que ellas han visto
Ellas no saben el porqué de nuestras acciones
Ni lo que intentamos ocultar, solo nosotros sabemos
Qué está detrás de esas acciones indiferentes
Que en realidad son un escudo para nosotros….

Y a veces me pregunto “¿tanto amor nos tenemos,
Tanto nos celamos el uno al otro,
Ambos sufrimos por amor, pero más sin embargo,
No hacemos nada al respecto?”, ¡qué confuso se vuelve esto!…

A pesar de lo mucho que te quiero,
Me temo que ha llegado el momento
De decidir, si me quieres, entonces ven por mí,
Yo no esperaré mas por ti, y si me llegaras a preguntar
“¿porqué haces esto?, ¿cuál es el problema?”, no sabría que contestarte
Pues el problema no es que no nos queramos,
Sino que no nos tenemos
El problema no es que te vayas
Sino que no regresas
El problema no es que no te llame
Sino que nunca contestas…

Y aunque me quieras tanto,
Si no has de venir, mejor he de olvidarme de ti,
Y enfrentando mi sufrimiento venidero,
Te digo algo más, ¡Decídete O mejor déjame seguir;
O me tomas o declaras tu derrota ante la lucha por mí
Pero hazlo ya, porque no puedo estar así
Y prefiero mas tener una respuesta segura,
Y acabar con mi sufrimiento,
Que a esperar como una tonta por ti!.

No hay comentarios: